Siguiendo la tónica de las entradas anteriores, sigo analizando varios vídeos donde el director de comunicación de Tuenti comenta aspectos dudosos de la Red Social de moda.

1. Comunicación segura y privada.
Habla de que es la forma más segura de comunicarse. Aunque sí se puede recurrir a los mensajes privados (y para eso ya está el email, que permite mandar el mismo mensaje a varios usuarios y hacerle un seguimiento cuando contesten), si lo haces a través de los tablones, corres el riego que terceras personas lo lean: por ejemplo, si un chaval de un grupo de tres amigos quiere proponer que se regale la Play Station 3 a un cuatro amigo en común, pueden mandar dos mensajes privados con lo mismo a esos dos amigos, pero si uno contesta que sí al que se lo mandó, no lo sabrá el otro; y si utilizan un tablón (ya se da de uno u otro) ni se enterarán, ni podrán hacer un diálogo, y además es posible que el cumpleañero se entere de su próxima consola. Del chat interno, ni palabra: sólo permite conversaciones bidireccionales.

2. Fin de semanas en Tuenti.
Parece que todo lo que hace un usuario en Tuenti es colgar fotos de los sábados en su perfil. Y todo el mundo sabrá que si cuelgas una foto de un sábado noche en tu perfil, más de uno podrá arrepentirse, mosquearse, o simplemente aparecer ‘a lo lejos’ en situaciones algo comprometidas, que desee que otras personas que sí lo podrán ver lo hagan; o que simplemente no lo quiera. Es de resaltar que con el modelo de ‘amigos de amigos’, normalmente más de mil personas pueden ver una foto en la que estén etiquetadas tres personas.

3. Vídeos de youtube.
Está muy bien integrar servicios, y sobretodo los más usados, pero si yo quiero compartir un vídeo con mis cuatro amigos del Tuenti, necesito haberlo colgado en youtube y, por tanto, que éste sea visible para todo el mundo. Si no se hace así, no se puede incorporar a Tuenti.

Además, esos amigos con los que lo comparto no podrán opinar, ni pasárselo a sus amigos si lo ven interesante.

4. Eventos pornográficos.
Mucha gente no lo sabrá, pero espero que alguien se dé cuenta del funcionamiento de los grandes eventos del Tuenti: generalmente un usuario (de los que en el vídeo se llaman cobardes) crean un perfil falso con contenido ‘subido de tono’ -generalmente una chica de buen ver- invitan a gente que, por su rango de edad, zonas de marcha, etc, puede interesarse rápidamente por ese contenido. Una vez invitados y consituída una red, se crea un evento ‘subido de tono’ -generalmente pornográfico- y se invitan a estas personas que, como grandes colaboradores invitan a todos sus amigos, que son de la misma calaña o muy similar, y que proceden de la misma manera. Como decía el director de comunicaciones, “uno invita a diez, que invitan a cien, que invitan a mil”…, y al final tenemos un buen colchón de gente “todavía no contestaron”, y el usuario que controla el evento, decide, cambiarlo para que no sea contrario a los Términos y Condiciones (se necesita un mínimo de denuncias al evento para que actúen rápidamente) y decorarlo con: publicidad, spam, mensajes encadenados.

La otra variante de ‘chiste’ o ‘cosa graciosa’ me da la sensación que no se basa en este sistema, pero también es cierto que no suelen ser esos los más molestos.

Se solucionaría poniendo un control de versiones en el evento.

Anuncios